martes, 5 de febrero de 2013

¿Qué entendemos por convivencia escolar?

Para entender el concepto de convivencia escolar hay que partir por definir el término "convivencia".

La convivencia constituye un medio por el cual las personas puede relacionarse o interactuar en un plano de igualdad y respeto a sus derechos y diferencias. La convivencia no solo es un factor necesario para el bienestar para las personas, sino además, condición indispensable para el ejercicio de una verdadera ciudadanía. Al hablar de convivencia en las relaciones humanas implica que cada uno de nosotros asuma el compromiso de: 
  • Interactuar (intercambiar acciones con otro u otros).
  • Interrelacionarse (establecer vínculos que implican reciprocidad).
  • Escucha activa (escuchar colocándose en el lugar del otro u otros).
  • Participar (actuar con otro u otros en proyectos personales y colectivos).
  • Comprometerse (asumir responsablemente las acciones con otro u otros).
  • Compartir propuestas.
  • Discutir (intercambiar ideas y opiniones diferentes con otro u otros).
  • Disentir (aceptar que mis ideas pueden ser diferentes).
  • Acordar (encontrar los puntos comunes, implica pérdida y ganancia).
  • Reflexionar (pensar sobre lo actuado y conceptualizar acciones e ideas).

El convivir es un proceso permanente, dinámico y de construcción colectiva. No aprendemos a convivir solos, por el contrario, una cultura de convivencia se fortalece en la medida que todos miembros de las familias, escuelas o comunidades fortalecen sus vínculos y en casos de conflictos puedan hacer un uso positivo del mismo. Fernández (1999), señala acertadamente que la convivencia se conquista cuando se involucran a todos los agentes. Asimismo, la convivencia no implica que no existan conflictos, sino más bien, la situación en que los conflictos se resuelven de forma no violenta.

¿Qué es la convivencia escolar?
La convivencia escolar está constituida por el conjunto de relaciones humanas que establecen entre todos los actores que forman parte de una institución educativa (alumnos, docentes, directiva, padres, entre otros) en un plano de igualdad y respeto a sus derechos y diferencias. Donoso Sereño (2005) señala que la calidad de la convivencia es responsabilidad de todos los miembros de la comunidad educativa, sin excepción.
 
Para Hernández Prados (2007) convivir significa vivir con otros sobre la base de unas determinadas relaciones sociales y unos códigos valorativos en el marco de un contexto social determinado. Reconoce que la convivencia escolar no sólo es un requisito, o condiciones mínimas sin las cuales no sería posible llevar a cabo el acto educativo, sino que además constituye un fin educativo. Por lo tanto, la convivencia escolar, inspirada en valores y principios democráticos, constituye uno de los pilares fundamentales del proceso educativo de los niños, niñas y adolescentes.

Para Ortega, Mínguez y Saura (2003) las propuestas pedagógicas para superar el conflicto en las aulas y promover una sana convivencia pasan necesariamente por la intervención escolar y familiar en el aprendizaje democrático de normas, en el conocimiento personal favoreciendo la adquisición de una sana autoestima, en el desarrollo de la responsabilidad, así como el aprendizaje de habilidades de diálogo y comunicación. 

Para lograr la convivencia escolar se requiere de diversos elementos, desde aquellos relacionados a la infraestructura y servicios que ofrece la institución educativa hasta la voluntad y compromiso de todos sus miembros (alumnos, alumnas, padres, familiares, docentes, directiva, personal administrativo obrero, entre otros). Ahora bien, al analizar la experiencia de diversas instituciones educativas en su construcción de una convivencia escolar se evidencia que los "reglamentos internos para la convivencia escolar" constituyen un punto de partida para mejorar las relaciones de convivencia entre sus miembros y establecer pautas y mecanismos para la resolución de los conflictos de forma positiva.

Estas ideas fueron tomadas del libro "¿Cómo diseñar un reglamento de disciplina escolar?: Preguntas y respuestas más frecuentes?" el cual constituye una de las herramientas de consulta utilizada por los y las participantes del Programa de Formación en Prevención de Violencia Escolar.

El Programa de Formación dispone de un conjunto de bibliografías, micros y recursos pedagógicoque permite analizar el fenómeno de la violencia escolar y diversas estrategias para la promoción de la convivencia escolar.

Inscripciones abiertas hasta el 28 de febrero de 2013. Para mayor información pueden llamar al teléfono (0212) 952.62.69 o escribir al correo electrónico ctrapani@cecodap.org.ve

7 comentarios: